horoscopo chino gratis
 
 
 
 
No puede haber armonía en los órganos, tejidos y sistemas si no la hay en las emociones, en la mente y en el espíritu. El reiki es un método que apunta a esos objetivos: la sanación del cuerpo físico ligada a la de las emociones, a la de la mente y a la iluminación espiritual.
Algunos maestros ponen más acento en un aspecto que en otro. Hay quienes proponen que la curación física resuelve gran parte de los desequilibrios espirituales y quienes, por el contrario, aseguran que el avance hacia un estado de beatitud genera la curación del organismo.
En realidad, ambas afirmaciones son correctas; si una persona tiene una actitud poco espiritual, como es la gula, ésta afectará negativamente en sus órganos. Si la corrige beneficiará su cuerpo y además tendrá una conducta más acorde con la elevación espiritual.
La gestualidad o las alteraciones fisiológicas que se producen ante las diferentes emociones, también producen efectos orgánicos: quien cae presa de sentimientos de cólera, está forzando a su corazón a hacer un esfuerzo mayor y se está alejando del modo de vida recto.
Erradicando la ira del abanico de sus emociones cotidianas, refuerza su sistema circulatorio y, por otra parte, da un paso más hacia la iluminación espiritual.
Introducido en la sociedad occidental, el reiki fue tomado sólo como sistema de curación física y no son pocos los que, llamándose maestros, hacen de este método un conjunto de prácticas más o menos esotéricas que no tienen la menor relación con el método propuesto por el Dr. Usui.
Quienes así trabajan, podrían ser comparados con una orquesta en la que todos sus integrantes, a pesar de tener en sus manos valiosos instrumentos, no contaran con lo más esencial: conocimientos de música.
Si el reiki cae en un conjunto de gestos vacíos de contenido y sin un sustento espiritual considerable por parte de quien lo practica, es probable que pueda dar resultado en sus curaciones, pero más como efecto placebo que como sanación propiamente dicha. Para que el trabajo del practicante de reiki sea verdaderamente efectivo, es necesario que éste se haya implicado profundamente en el desarrollo espiritual que el reiki propone.

FUERZA VITALY ENERGÍA UNIVERSAL

LOS SERES VIVOS  y para los sintoístas también los objetos- están animados por una fuerza interior que les permite realizar sus funciones orgánicas, crecer y reproducirse o, simplemente, mantenerse en un estado de equilibrio. Esta fuerza es el chi (o ki); la llamada «energía vital».
En los seres vivos, una vez que ésta les abandona, se produce la muerte de todas las células y tejidos, sobreviene la corrupción que hace que pasen a formar parte de los objetos inanimados.
Una célula puede mantenerse viva y separada del cuerpo, como es el caso de los óvulos, espermatozoides y embriones que se utilizan en la fecundación asistida, porque la fuerza vital afecta tanto al individuo (animal o vegetal) como conjunto organizado pero, como también y aisladamente, a cada una de las células que lo componen.
Cuando ki no fluye, sino que se ve interrumpido por obstáculos, los órganos no reciben la cantidad de energía que necesitan para su óptimo funcionamiento, apareciendo entoncces la enfermedad.
En China y Japón, hay muchas disciplinas que enseñan a equilibrar esta energía siguiendo diversos métodos: el Tal-Chi, el Chi-Kung, las diferentes técnicas que se emplean en medicina como la acupuntura, el uso de moxas, son parte de ellas.
Sin embargo, aunque se haga una distinción entre le¡ (energía universal) y ki (energía vital), es necesario tener en cuenta que la energía es una sola; que ambas no son dos sustancias diferentes ni totalmente separadas, sino que le¡ toma el nombre de ki mientras atraviesa el cuerpo y opera dentro de éste.
En el Feng-Shui, por ejemplo, las corrientes energéticas que se desplazan en el espacio o en el interior de una vivienda, reciben también el nombre de ki. Cuanto más armónico y suave sea este ki, más beneficios aportará a la salud; de ahí que esta forma oriental de geomancia se ocupe de armonizar estas corrientes a través de una decoración y construcción que no obstruya su flujo.
Para comprender estos conceptos es necesario aceptar el hecho de que las corrientes filosóficas o religiosas orientales toman al hombre y al universo como una unidad inseparable. El ser humano no es sólo un cuerpo físico: también tiene mente, emociones y espíritu.
Eso hace que los elementos litúrgicos, los símbolos y los ritos que se utilizan en las sanaciones tengan un valor especial ya que están básicamente dirigidos a restaurar el equilibrio de los cuerpos sutiles.
El objetivo del reiki es sintonizar el ki individual con la energía cósmica (le¡), utilizar ésta para alimentar adecuadamente al cuerpo físico y, con él, la mente, las emociones y el espíritu.
La energía que se maneja en el reiki entra en el cuerpo a través de los chakras; el sanador solamente es un intermediario capaz de captar le¡ y dirigirlo al cuerpo del paciente.
De la misma forma que ha ocurrido con otras disciplinas orientales como el yoga o algunas artes marciales, tras la aparición del reiki en Occidente se crearon una gran cantidad de escuelas, métodos y sistemas.
Muchas de esas escuelas se apartaron radicalmente de las enseñanzas del Dr. Usui, en tanto que otras siguen sus pasos con bastante fidelidad.
Eso da pie a que coexistan diferentes teorías: muchos sanadores de reiki aceptan que la curación puede establecerse a distancia, ya que la energía ocupa todo el espacio, en tanto que otros parten del estricto contacto físico.
 
chakra base
<ANTERIOR>
< - 3 / 3 - >