logo feng shui plus gratis  
 


Una Empresa De Muy Difícil Solución

El astrónomo Gerald S. Hawkins -quien llegó hace unos años a la conclusión de que el templo de piedra de Stonehenge, en la llanura
inglesa de Salisbury, fue en realidad un observatorio astronómico- decía que su construcción debió requerir de un millón y medio de
hombres-día de trabajo. Esto significaba una labor de diez generaciones, es decir, de tres siglos. Diez generaciones de seres primitivos
que se preguntarían para qué estaban levantando un monumento que, a su corto entender, no servía para nada.
En la actualidad aún no se sabe qué técnicas o métodos utilizaron los constructores de las pirámides y monumentos egipcios para transportar los bloques de piedras, y posteriormente poder levantarlos hasta su posición.
En la actualidad aún no se sabe qué técnicas o métodos utilizaron los constructores de las pirámides y monumentos egipcios para
transportar los bloques de piedras, y posteriormente poder levantarlos hasta su posición.
Pero resulta que la Gran Pirámide es varias veces mayor que el observatorio astronómico de Stonehenge. ¿Cómo hicieron los egipcios
para erigir su pirámide número uno? ¿Estaban sus finanzas en condiciones como para invertir sumas incalculables en la construcción del
edificio?
Ningún estado en la actualidad se atrevería a realizar un gasto tan cuantioso, utilizando un ejército integrado por un cuarto de millón de
obreros y tanta piedra como para levantar un muro de metro y medio de altura en torno a Francia, como afirmaría Napoleón Bonaparte
al encontrarse ante el colosal edificio. ¿Podemos pensar que la pirámide fue construida por un pueblo subdesarrollado, sin ningún
sentido de lo que estaba haciendo?
Algunos autores opinan que la Gran Pirámide se construyó en una época del año en que los campesinos no trabajaban, para tenerlos
ocupados el faraón. Así, el Dr. Kurt Mendelssohn, profesor de la Universidad de Oxford, emitiría en mayo de 1971 una opinión muy
particular.
El faraón había dispuesto un programa de asistencia social, concebido para regularizar la distribución del trabajo por medio de la
construcción escalonada de pirámides. Según este erudito, jamás trabajaron esclavos ni prisioneros en la pirámide, sino que los
trabajadores cobraban por su labor durante el tiempo que no dedicaban a las faenas del campo y que recibían un sueldo consistente en
granos de trigo y otros alimentos.
¿Estaba el Dr. Mendelssohn en lo cierto? No parecen muy convincentes sus razonamientos y, de igual manera, tampoco conoce el hombre
contemporáneo qué motivos pudieron tener los antiguos egipcios para levantar las pirámides. Es tan vanidoso, tan seguro de su superior
inteligencia, que no se le ocurre pensar que tal vez tuvieron razones muy poderosas, que sólo ellos conocían.
¿Qué reacción sería la de un ser venido de otra galaxia, perteneciente a una avanzadísima civilización, al encontrarse ante una
gigantesca presa que alimentase a una planta hidroeléctrica? ¿Acaso no estaría en su derecho al considerar la construcción loca
ostentación del gobernante que mandó crear la obra de ingeniería? Sin embargo, nosotros sabemos que las plantas y los embalses
constituyen uno de los elementos más importantes de la civilización que conocemos.

Mover Los Bloques, Tarea De Titanes

Los libros de historia y los textos escolares no parecen conceder demasiada importancia a la técnica utilizada en la construcción de la
Gran Pirámide. Dicen que tardaron unos veinte años en terminarla los egipcios y que sirvió de tumba al faraón Keops. Pero dan la
impresión de facilitar su información un poco a la ligera, sin detenerse a establecer comparaciones, a investigar si de verdad ese número
de años fue suficiente para realizar la magna tarea.
Parecen olvidar algo que sucedió en 1964 en la ciudad de México, en ocasión de inaugurarse el Museo de Antropología e Historia. Iba a
erigirse en su entrada la monumental estatua de Tláloc, la divinidad de las aguas, pero era preciso transportarla desde una barranca
cercana a San Miguel Coatlinchan. La operación de traslado de la mole, a lo largo de cuarenta y ocho kilómetros, iba a resultar más
complicada de lo que en principio se pensó.
¿Movieron los constructores del la Gran Pirámide los bloque de piedra como muestra esta inscripción de la XII Dinastía, o conocían una técnica mucho más perfecta?
¿Movieron los constructores del la Gran Pirámide los bloque de piedra como muestra esta inscripción de la XII Dinastía, o conocían una
técnica mucho más perfecta?
Hubo que recurrir a un vehículo provisto de treinta y dos poderosas ruedas armadas de gruesos neumáticos, sobre el cual se acomodaría
al dios. Se cortaron los cables de energía eléctrica, se acondicionaron los caminos, se detuvo el tránsito en los puntos por donde debía
circular el convoy. Las poblaciones entre Coatlinchan y México estuvieron pendientes de la operación. Resultó una tarea fatigosa en
extremo y, sin embargo, el bloque era menos pesado que cualquiera de las piedras de la Gran Pirámide.
Pues bien, si el simple acarreo de una mole de piedra como es el Tláloc causó tantos problemas y hubo que echar mano de tantos obreros
y de tantos técnicos durante tantos días, ¿qué decir si los bloques de piedra pasaban de los dos millones y medio? ¿Cuánto tiempo se
requirió en el antiguo Egipto para trasladar los bloques desde la cantera hasta la meseta rocosa de Gizeh, cortarlos y acomodarlos en su
sitio, formando pisos de tal manera exacta que no hubiese lugar para introducir entre dos piedras un cabello?
 

 

<ANTERIOR>